25 jun. 2010

Bailo con mi sombra en la pared (Blue Dragon)

>

Desarrollado por: Mistwalker, Artoon.
Distribuido por: Microsoft Game Studios
Fecha de lanzamiento: agosto de 2007 (América y Europa), Diciembre 2006 (Japón).
Plataforma: Xbox360.








Originalmente esta reseña se iba a titular "Blue Dragon: El pariente lejano e incómodo de un gran juego", refiriéndome a Chrono Trigger, pero empezar con las comparaciones -sobre todo cuando se trata de un juego que te gusta- a veces resulta no ser tan buena idea.

Anunciado originalmente en el 2005, Blue Dragon vió la luz a finales de 2006 precedido por mucho hype, lo cual es totalmente entendible cuando uno lee los nombres de la gente "detrás" del proyecto: Hironobu Sakaguchi, Akira Toriyama y Nobuo Uematsu. El nombre de cada uno de estos creativos merece su propio artículo y no cabe duda de que sería bastante extenso y memorable, por lo que no entraré en detalles (y si están leyendo este blog seguramente tienen bien presente tanto las series en las que estos tres personajes han participado como la importancia de las mismas); aquí conviene aclarar que el hype rebasó los límites cuando muchos de nosotros recordamos que cuando estos creativos se juntaron nació un juego llamado Chrono Trigger, cierto es que Nobuo Uematsu se incorporó hacia el final del proyecto, pero tampoco realizó toda la música de Blue Dragon, que el mismo Sakaguchi mencionó haber compuesto la letra de algún(os) tema(s) para el juego. El punto es que el juego llevaba altas (altísimas) expectativas, ¿cumpliría su cometido?

La historia de Blue Dragon, como es común en gran parte de los RPG, comienza con una misión sencilla que conforme avanza se convierte en una odisea épica para salvar al mundo. Los protagonistas son 5 y responden al nombre de Shu, Jiro, Kluke, Marumaro y Zola; de estos, los tres primeros han crecido juntos en la misma aldea y el equipo creativo no se complicó a la hora de desarrollarlos pues los personajes son sencillos y caen en un montón de clichés: el mocoso que nunca se rinde (Shu), el tipo inteligente que siempre se mete en problemas gracias a su amigo (Jiro), y la chica que ha sido amiga de toda la vida de estos dos (Kluke); por su parte Marumaro es el personaje recurrente para los diálogos hilarantes y Zola es la clásica femme fatal (alquien tenía que ser el personaje badass en esa party). El background de BD también es un clásico, sin entrar en muchos detalles, en algún momento de la historia del planeta la humanidad alcanzó un punto cumbre en su desarrollo como sociedad, y en ese punto un evento provocó la desaparición de esa civilización, los humanos sobrevivientes se encuentran regados por todo el mundo viviendo vidas pacíficas y prósperas sin necesidad de buscar y explotar la tecnología de los antiguos; el único remanente activo de ese glorioso pasado es un individuo de raza desconocida llamado Nené, y cuya única razón de ser (aparentemente) es la de disfrutar los últimos años que le quedan de vida utilizando la tecnología antigua para llevar la destrucción a las poblaciones humanas una vez al año, un tipo adorable cuya imagen recuerda mucho al Piccoro de la primera parte de Dragon Ball. Cansados de la destrucción que cada año azota su aldea, Shu y sus amigos deciden ponerle fin, lo que por casualidad los lleva a la nave de Nené, donde obtendrán sus poderes mágicos: la capacidad de manipular magia a través de sus propias sombras; con este nuevo poder Shu, Kluke y Jiro van persiguiendo a Nené durante todo el juego. Suena simple y la historia siempre se mantiene a ese nivel, no hay subtramas molestas ni mensajes ocultos y la simplicidad no implica necesariamente que no vamos a ver momentos dramáticos, que hay bastantes y se encuentran bien dirigidos. Como comentario final al respecto, la historia es consistente y si te atrapa no sueltas el juego hasta enfrentar al enemigo final, mismo que resultó ser toda una sorpresa.

Mistwalker apostó por no utilizar gráficos en cell shading para presentar su primer RPG y siendo los diseños de Toriyama demasiado caricaturescos no se podían utilizar gráficos ultra realistas. Mistwalker y Artoon crearon un entorno en 3D que no comprometía el estilo del creador de Dragon Ball, así pues Blue Dragon es quizá uno de los pocos juegos que puede presumir de lucir como "Toy Story", no hay una diferencia marcada entre las secuencias animadas utilizadas en momentos críticos de la historia y las generadas por el propio juego, como suele ocurrir en la mayoría de los videojuegos. En cuanto al diseño, los personajes de Blue Dragon parecen haber salido de amalgamar Dragon Quest, Dragon Ball, Dr. Slump, Sandland, Kajika, Dragon Boy, Chrono Trigger, etc., algo que a mucha gente no agrada, no obstante, Blue Dragon pareciera una especie de homenaje a todas esas series pues hay cientos de guiños escondidos entre los escenarios, los montruos, los personajes y hasta en la música; entre los monstruos es fácil reconocer patrones de Dragon Quest, los edificios y vehículos con formas redondas son el estilo clásico de Akira Toriyama, entre los personajes es posible ver que algunos usan atuendos casi idénticos a los de otras series (como Jiro y el Gran Saiyaman), o los robots de Chrono Trigger, o un personaje llamado Toripo -idéntico en apariencia al propio "autoretrato" de Akira Toriyama en Dr. Slump- y un gran etcétera. Por otro lado los escenarios son bastante interesantes; mientras pasear por el mundo no es una experiencia tan sorprendente por si misma, explorar los calabozos (cuevas y ruinas en su mayoría), los laberintos,villas y ciudades dispersos a lo largo del mundo contribuyen a que me crea que en realidad estoy en el mundo de Blue Dragon (kudos para aquel pueblo habitado sólo por pinturas).

Pasando a la música, me parece que Nobuo Uematsu creó un soundtrack multifacético (en donde igual suenan sintetizadores que guitarras acústicas), que funciona bastante bien a casi todo momento (en los pueblos, en los calabozos, durante los cinemas que cuentan la historia); no obstante, aún cuando el tema principal de Blue Dragon -interpretado en piano- es demasiado melancólico y contrasta bastante con el tono aventurero del juego, es quizá la razón por la que a mi me dió la impresión de que Blue Dragon era un homenaje a todas las obras en las que había participado Akira Toriyama, sí, así de importante es la música para Blue Dragon, más de una vez el tema que acompañaba a un sitio contribuyó a mejorar la experiencia de juego; aunque no todo es perfecto, algunos temas en las batallas son un poco molestos, particularmente aquel que suena cuando enfrentas a un jefe desentona bastante con la atmósfera del juego (una melodía con guitarras eléctricas, sintetizadores y que incluso tiene letra en inglés), sin mencionar que es francamente horrible. En el apartado de la actuación de voces, Blue Dragon llegó a América en 5 idiomas diferentes: Japonés, Inglés, Francés, Español y Alemán (WTF?), olvidándonos de las versiones en inglés y español -que suenan fatal- yo recomiendo que lo jueguen ya sea en japonés o francés (la verdad es que nunca escuché los diálogos en alemán), el primero por ser el idioma original y el segundo porque hicieron un trabajo increible con el doblaje, tanto que me parece superaron el audio original, eso y porque me gusta más cómo suena "Magumago" que "Marumaro".

Y habiendo mencionado todo lo bueno que BD tiene para ofrecer, ha llegado el momento de la verdad: me toca hacer pedazos al gameplay, la parte más débil de Blue Dragon. El reciente debate sobre si los juegos de rol deben o no ser por turnos hoy día es algo que no me interesa abordar de momento, baste decir que cuando se liberó el demo de BD mucha gente criticó el sistema de juego basado en turnos. La mecánica de los combates, que se siente muy clásica -y de hecho me agradó-, tiene un grado de personalización muy alto en el que la sombra de cada personaje puede acceder a cualquiera de las 9 clases existentes, virtualmente puedo utilizar una party de 5 sword masters si quisiera (aún cuando sería muy estúpido hacerlo), aunque para ser honesto conviene dejar las cosas por default, al menos durante la primera vuelta del juego; en BD los ataques y magias no dependen de espadas de 2 metros de largo, escudos, gunblades, etc; las habilidades recaen directamente en las sombras de los protagonista por lo que no hay necesidad de comprar armamento; la idea de las sombras es muy interesante pero a decir vervad no existe diferencia entre un rpg donde peleas con espadas y uno donde haces lo mismo por medio de un dragon azul. Blue Dragon tiene varias mecánicas muy cuestionables en el gameplay como el hecho de que tienes que explorar todo objeto que esté en el escenario así se trate de un cofre o un guijarro; pero es la dificultad del propio juego la que "hackea" y echa a perder toda la experiencia: el juego es muy, muy fácil, y eso acarrea problemas porque nunca vas a poder aprovechar todos los componentes que diseñaron para favorecer los elementos estratégicos cuando un combate termina en un par de turnos. El juego es tan sencillo que lo que lo rescata son los elementos que mencioné en los párrafos anteriores (música, historia, diseño de personajes y locaciones) y BD depende tanto de estos elementos que es fácil caer en el tedio cuando la música flaquea, o cuando un calabozo es muy grande, o cuando pasa tiempo sin que se active un evento en la historia; el juego no te atrapa hasta que avganzas más o menos al tercer calabozo, para esas alturas ya deberías tener como 10 niveles de experiencia. Mistwalker liberó un calabozo secreto y puso a disposición un parche para subir la dificultad en respuesta a las quejas, pero incluso desde ahí demostraron que no eran capaces de pensar claramente: se recomienda acceder a la dificultad más alta sí y sólo sí Shu ya tiene unos 20 niveles de experiencia encima, ¿qué jugador en su sano juicio se regresaría al aburrido principio del juego habiendo conseguido un nivel considerable de experiencia?

Lo que Blue Dragon aportó al género: Hay un montón de ejemplos de cómo no hacer un juego en todos lados, Blue Dragon es tristemente uno de ellos, y lo que terminó matándolo fué su dificultad para bebés.

Lo que me dejó a mi al jugarlo: Pese a mis palabras "duras" contra el gameplay, Blue Dragon me agradó por todos los elementos que lo componen, es un buen juego, pero pudo haber sido mucho mejor, lo único que necesitaba era un poquito más de dificultad y habrían desarrolado algo sobresaliente.

Lo recomiendo? Sí, pero con reservas: Si te agradan los rpg's de corte clásico, si eres fan de Akira Toriyama, si ya te acabaste los pocos rpg's buenos que hay disponibles para xbox360 (que ni son muchos), si eres paciente. Si reunes todos esos requisitos entonces recomiendo que lo cheques, como dije, si sobrevives a las primeras horas te puede llegar a gustar, no lo disfrutarás tanto como lo harías con otros juegos más completos que hay en el mercado, a fin de cuentas Blue Dragon con todo y sus fallos tiene cierto encanto.

3 comentarios:

  1. Para mi la primer falla de Blue Dragon es que fué desarrollado para XBOX 360 ... totalmente entendible la decisión de Sakaguchi para sacar a flote a MISTWALKER y seguir en la industria.

    A pesar de que me niego a comprar un 360 para mí, siempre he sido muy práctico; compré una consola exclusivamente para jugar este título y la vendí casi inmediatamente al terminarlo.

    En general me gustó mucho el juego y parte de lo que me atrajo está directamente relacionado con sentimientos de melancolía que me lograron arrancar taaaaaaaaaaaaan facilmente, que me ví como a un perico felíz al obtener su galleta.

    El hype a pesar de ser enorme, no creo que lo afectó tanto .... vaya, cuantos roleros con 360 existían !?!??.

    Me gustó mucho tu review, mi buen.

    ResponderEliminar
  2. Este es de los pocos juegos que llamaron mi atencion del Xbox 360, pero como no soy muy fan de akira toriyama mejor ni lo compré LOL

    Me parece sumamente interesante el sistema de las sombras, ya me entro la curiosidad sobre este juego, espero poder jugarlo algun dia ^__^

    saludos y bienvenido al equipo ^__^ excelente review

    ResponderEliminar
  3. @eskobar: Pues finalmente MS fué el que pagó para que desarrollaran Blue Dragon para el XB360, no pagó una exclusiva temporal como fué el caso de otros juegos. Habría sido mejor recibido en cualquiera de las otras dos consolas, eso es seguro. Con todo hubo partes memorables, como la del pueblo que está rodeado por los árboles que no te dejan salir, la llegada al pueblo habitado por pinturas, La villa aislada del mundo exterior, cuando descubres cómo es el planeta por dentro (O_O)...

    @Lisis: El sistema de sombras no es tan inovador como pudiera sonar, en realidad no hay muchos cambios con respecto a un rpg tradicional. Hay una clase de sombra que se llama "generalista" o algo así, esa clase te permite equipar diferentes items a cada personaje y virtualmente te permite ponerle las habilidades que quieras a tu sombra, el problema es que para configurar a tu personaje como quieres hay que desarrollar al máximo las otras 8 clases de sombras, y eso sí es un dolor de cabeza. BD tiene muchas opciones interesantes pero prácticamente no tienes mucha oportunidad de usarlas... una lástima.

    En fin, muchas gracias por los cumplidos, ahora toca hacer pedazos a Eternal Sonata, hasta estoy escuchando un disco doble de Chopin para ambientar la reseña XD

    ResponderEliminar